Editorial

Por unos Pirineos  Vivos...

La educación ambiental para un desarrollo sostenible de los Pirineos asume los retos ambientales en los ámbitos económicos,  sociales, culturales y de gestión.

Es responsabilidad de todos, mediante la puesta en marcha de estrategias de colaboración entre los actores locales, bien sean organizaciones no gubernamentales,  agentes económicos, comunidades y  autonomías estados y Europa.

Esto hace referencia a los niños, jóvenes, adultos a lo largo de toda su vida: en la escuela, en el trabajo o en el ocio y sin discriminación. Está dirigido a aquellos que viven aquí, los pirenaicos, y aquellos a quienes acogen.

Tiende a formar a los actores de sus territorios, ya que son capaces de asimilar mejor dicha formación para un mejor trabajo en pro del bien común.  Este bien común se refiere tanto a la calidad de las condiciones de vida, como a  la calidad de la convivencia. Naturaleza y cultura se ven así unidas.

Los miembros de la Red de Educación Pirineos Vivos orientan sus acciones sobre la cordillera pirenaica a la luz del pensamiento humanista, haciendo de la diversidad de culturas, una cultura común de la diversidad.

Promueven una dinámica de múltiples actores, transversal, transfronteriza y cooperativa utilizando enfoques sensoriales , emocionales, artísticos, científicos ... con una preocupación dirigida a la evaluación continua y de apertura a la innovación.

La red educación Pirineos Vivos está a la espera de los actores del territorio para construir proyectos en común;  desea traducir la diversidad de puntos de vista en acciones concretas y perennes.